La bifurcación del sector educativo para menores

En pleno confinamiento me he quedado en varias ocasiones a cuidar de mis hijos mientras hacían los «supuestos» deberes y me ha hecho pensar lo increíblemente inútil que es el sistema educativo tal y como está concebido.

En mi opinión, la cadena de valor del sector educativo a edades tempranas podríamos separarla entre la parte de socialización, es decir, por una parte que hagan amigos y que aprendan a relacionarse lo cual indudablemente tiene valor y por otra parte el aspecto puramente formativo.

El colegio al que van a mis hijos es un colegio concertado al igual que al que fui yo, así que tampoco esperaba especial creatividad. Sin embargo me ha llamado la atención lo poco interesante que resulta para los niños ver una presentación animada sobre por ejemplo el cine o los animales de granja.

He desarrollado esta teoría para explicarlo y por qué debe cambiar, ya me dirás si estás de acuerdo.

La comunicación antes de internet iba en una sola dirección, el periódico o canal de TV generaban esa información u opinión basándose en sus fuentes y la emitían a toda la población en «broadcast». No había más opciones apenas, luego «lo tomas o lo dejas» pero no puedes ir un plan B porque no existe, como mucho comprar The Economist pero poco más.

Del mismo modo, en la educación, el profesor adquiría una posición de autoridad por lo que, al no tener el alumno alternativas, era más bien poco relevante si era bueno o no, no había manera de contrastarlo. Esto ha debido ser muy cómodo para los profesores pues no han tenido competencia.

Al tener fronteras la cantidad de información a la que teníamos acceso, las Escuelas o centros educativos, tenían de alguna forma cautivos a sus alumnos, pues al no poder contrastar la calidad de la enseñanza, se daban por contentos con lo que se les diese. Cambiar esa calidad por otra tenía un coste muy alto de cambiar de cole, amigos, etc…

Creo que el problema es la falta de conexión, es decir, igual que si tu me lees en mi blog de Rankia, aquí, o en mi cuenta de twitter en principio todo parece indicar que tu y yo compartimos una determinada forma de ver el mundo o dicho de otro modo, tu y yo conectamos, en el mundo de antes de internet, no hacía falta. Las fuentes eran contadas y solo había dos opciones, o bien haces caso a lo que te decimos o vives del todo desconectado.

El control del canal de distribución de la información estaba mayoritariamente en el Estado, que podía censurar la información o educación que alcanzase un público masivo.

Hoy en día esto ha cambiado de forma radical y mientras que los medios de información tratan de adaptarse a esta nueva realidad, tanto el Estado como el sistema educativo, luchan por mantener el status quo.

Bajo la premisa de que «¿cómo vas a dejar a los niños sin amigos?» se pone en tela de juicio el que los niños se puedan educar de otra manera.

Pero es una falsa dicotomía. Por qué no nos limitamos a dejar el sistema educativo de los menores limitado al valor «socialización» y dejamos a los niños mucha mayor libertad para que fuente de información y estudiante encuentren el punto de conexión que es tan difícil encontrar entre los profesores actuales (oferta) y lo que los estudiantes quieren? (demanda)

Al igual que en la economía debemos dar libertad a los empresarios para crear oferta nueva limitando al máximo la regulación que ponga fronteras a la creatividad empresarial y maximizando las posibilidades de que se encuentre con la demanda, lo mismo ocurre con la educación.

Gracias a Google y al control parental, los niños tienen acceso a la información que más les interese y no encuentro que pudiese tener nada de malo que ese aprendizaje más libre pudiese ser supervisado por los propios profesores o por los padres si estos optasen por home schooling. Los profesores de niños deberían adaptar su rol por completo desde el de «maestros» al de meros supervisores, tutores o si lo prefieres «guías».

Creo que el futuro de la educación para niños debería por lo tanto dejar al lado esta formación en una sola dirección para dar paso a centros donde por una parte quede claro que estás pagando para permitir que tus hijos socialicen y hagan deporte por ejemplo, y por otra los profesores puedan tutelar el auto aprendizaje de los niños empleando muchas de las herramientas que ya existen en el mercado, a base de darles direcciones, guías y sin duda objetivos, pero no a base de dirigirlos como si fuesen robots. No es ese el mundo al que vamos, sino uno en el que la capacidad de cada uno para aprender va a ser en mi opinión uno de los mayores determinantes del éxito.

Puede que también te guste

Articulos populares

Deja un comentario